Sobre mí

Una vez dijo Michael Palin, “una vez que el virus de los viajes te pica no hay antídoto conocido, y sé que sería feliz infectado hasta el final de mi vida”. Pues este soy yo.

Me llamo Jordi Llorens Estapé, he recorrido más de 107 países y he vivido con unas 40 tribus diferentes de todo el mundo. Mi pasión por los viajes y mi espíritu aventurero, unido a una infinita curiosidad por la dimensión humana, me ha llevado a explorar el planeta acompañado siempre de una libreta y una cámara.

Recorro el planeta en busca de respuestas, tal vez por ello me interesan aquellos lugares más remotos, aquellas culturas más ancestrales, aquellas ceremonias y etnias más alejadas para descubrir en todo ello quiénes somos en realidad, quiénes

seríamos sin Internet, sin televisión, sin espejos.

Muestro mis vivencias de integración cultural en forma de servicios culturales por todo el mundo a través de conferencias, documentales audiovisuales, exposiciones y actividad docente, acercando al público los aspectos menos conocidos de cada lugar mediante imágenes cautivadoras que logren generar emociones, la llamada a la reflexión, el aprendizaje y el poner en valor todas esas pequeñas cosas que hacen del viaje una experiencia enriquecedora.

 

 

Ingeniero de formación y reportero viajero de vocación

Soy natural de Granollers, pero podría vivir en Sídney sin ninguna duda. Dicen que soy fotógrafo, pero me considero más bien un reportero de viajes. Me apasiona viajar, compartir y experimentar. Soy curioso, me atrae lo desconocido, y quizás por eso me gusta transportarme a culturas remotas y lugares inexplorados.

Polifacético

Mi pasión por los viajes ha sido poco a poco una pulsión más fuerte, tan constante que me ha permitido convertirla finalmente en una profesión. En la actualidad expongo el conjunto de todas mis vivencias de integración cultural en forma de servicios culturales por todo el mundo a través de conferencias, documentales audiovisuales, exposiciones y actividad docente, así como en Programas de Máster de Turismo en diversas universidades europeas.

Para mí, la fotografía es un medio de expresión, artístico y vital, mediante el cual puedo acercar a nuestras vidas una cultura lejana y desconocida de una inmensa riqueza visual y personal.


Comunicador de experiencias

Todo este material fotográfico y de vivencias personales no podía permanecer cerrado en casa, y he aquí donde hace acto de presencia mi vena de comunicador para hacer de todas estas experiencias únicas un valor diferenciador y exclusivo, utilizando las imágenes como medio para sensibilizar, emocionar y transmitir conocimientos.

A través del objetivo de mi cámara intento preservar imágenes únicas de personas, culturas y lugares en los que he vivido y compartido momentos emocionantes. Momentos que me han enseñado valores imprescindibles para convivir en paz y armonía, respetando a aquellos que piensan y viven de manera diferente.

Toda la riqueza y diversidad de nuestro planeta, así como de los seres humanos que lo habitan ha sido y es el hilo conductor de mis exposiciones itinerantes: Otras miradas, otros horizontes”, “Mercados del mundo”, “La inocencia de una mirada” y “Culturas Tribales”.

Libros

Hasta la fecha he publicado dos obras: “La vuelta al mundo en 80 lunas” y un libro basado en fotografías de uno de esos lugares peculiares que no me pierdo nunca cuando viajo, “Mercados del Mundo”, que recibió en el año 2009 el tercer premio  del certamen del “Mejor Libro del Mundo de Cocina Internacional” por The Gourmand World Cookbook Awards.

Mi relación con los medios

Algunas de las vivencias que he vivido han sido incluso noticia en los medios de comunicación, algunas de ellas tan divertidas que me han llevado a tener que explicarlas en La Contra de La Vanguardia, El País o el Periódico, siendo la más conocida de entre todas ellas aquella que me convirtió en cartero Real entre dos reinos: el de Tonga y el de España.

De igual modo presto colaboración a productoras de documentales necesitadas de historias, revistas de viajes, radios o televisiones.

 

Acercamiento y vivencias
con otras culturas

Cuando me preguntan qué país me gusta más, siempre respondo que haría el mío propio, donde entonces incluiría lo mejor de cada lugar. Aunque soy consciente que muchas veces el motivo por el cual me ha gustado más uno u otro depende mucho de las experiencias que he vivido y, especialmente, de aquellas personas que he conocido, sin duda el mejor patrimonio que nos puede dar un país.

Este contacto y proximidad con el ser humano hace despertar en mí la curiosidad para descubrir las etnias más alejadas del planeta y conocer toda esta diversidad que radica en la riqueza irreemplazable de unos pueblos condenados a desaparecer como consecuencia del avance de las comunicaciones y de la globalización mundial. Tal como dijo Mijail Bakunin: “La uniformidad es la muerte, la diversidad es la vida”.

 

En la actualidad

Y ya lo ves, van pasando los años y este virus lo continúo teniendo. La verdad, sin embargo, es que lo más satisfactorio de todo no es siempre vivir el viaje, sino recordarlo después.

¿No es acaso hermoso que todavía quede ilusión para explicar lo que has visto a gente que te escucha y sentirte decir misionero de las culturas?

Viajar es también como una carta: dentro hay una postal con mensaje. La postal son las imágenes que te has llevado, el mensaje son las impresiones que has traído contigo para repartirlas con los otros.

¿Sabes una cosa? Con el corazón en la mano, todavía hoy continúo enamorado de la misma forma de las culturas del océano Pacífico pese a haber viajado tanto a sus islas más remotas y, sin duda, mientras la salud me lo permita, aquí seguiré para explicarte nuevas historias del mundo, nuestro mundo.

Algunas fotos de mis viajes

 

APARICIONES EN MEDIOS

Únete a la comunidad de amantes de los viajes y las culturas remotas 

Suscríbete a mi blog, y ¡viaja conmigo a lugares inexplotados!